Detrás del proyecto

Palpa® nace por la historia de Jovita, una persona muy querida para mí. Ella sintió una anomalía en su mama y decidió ignorarlo pensando que se trataba de una protuberancia de grasa. Cuatro años después, le diagnosticaron cáncer de mamas grado IV. Esta historia no sería la misma si Jovita hubiese estado informada y consciente sobre cómo diferenciar anomalías en su mama y qué consecuencias podría tener. Es en este contexto que nace Palpa®, una herramienta para concientizar a mujeres desde la juventud para que se empoderen frente al cáncer de mamas a través de la inclusión del autoexamen de mamas en su rutina mensual. 

¿Están las mujeres jóvenes en riesgo de padecer cáncer de mamas? ¿Qué puede hacer una mujer joven para enfrentar esta enfermedad? ¿Sabrían distinguir si algo está mal? Estas son algunas de las preguntas que derivaron en Palpa®. Lamentablemente, en Chile, 3 de cada 10 diagnósticos de cáncer de mama son en mujeres menores de 40 años, las cuales presentan características físicas en sus mamas que reducen la efectividad de una mamografía. En otras palabras, un 30% de los casos de cáncer de mama en nuestro país deben acudir a métodos de detección alternativos, como el autoexamen. En este contexto, el autoexamen y el conocimiento propio de cada mujer se vuelven la herramienta más eficaz para la detección de anomalías. Un continuo autocuidado es fundamental para aprender a distinguir protuberancias. Con este fin se diseñó Palpa®, para acercar el autoexamen y el autocuidado a la rutina de las mujeres que sienten esta enfermedad como algo lejano, pero sobre todo, para empoderar a las mujeres y quitar el miedo a palpar.

¡Gracias por interesarte en el proyecto!

Josefa